Benicàssim pide al Ministerio que cambie la ley de residuos para permitir la quema de restos de poda

Benicàssim se ha puesto al lado de los agricultores y a través de una declaración institucional, el pleno del Ayuntamiento insta al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a modificar la Ley 7/2022, de 8 de abril, de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular, “con el objetivo de volver a la situación previa a su aprobación en relación con la quema de subproductos vegetales generados en el entorno agrario o silvícola”, ha indicado la alcaldesa, Susana Marqués.

En la declaración institucional se advierte que las características especiales de las explotaciones agrícolas valencianas que impiden la entrada de maquinaria como tractores o trituradoras de restos de poda, la reducción de materias activas que permiten controlar plagas y enfermedades, y la competencia de terceros países provocan que la rentabilidad de las explotaciones agrarias valencianas no se vea seriamente afectada, circunstancia que puede conllevar al abandono de tierras de cultivo incrementando la despoblación. “Si a todo eso se suma ahora que los restos de poda se consideran un residuo que no puede ser eliminado por incineración y tiene que ser gestionado por un gestor de residuos para su valorización material como compost, la viabilidad de las explotaciones agrícolas se puede ver seriamente reducida”, ha explicado la concejala de Medio Ambiente, Elena Llobell.

Es por ello que el Ayuntamiento de Benicàssim ha instado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a que los restos de poda no sean considerados un residuo sino un subproducto vegetal originado de la actividad agraria, y también se le insta a que se trabaje de manera coordinada con el sector agrario ante cualquier modificación normativa que pueda afectar al mismo.