Benicàssim acoge la visita del Premio Nobel de Química, Arieh Warshel

La celebración de la IV Reunión Internacional sobre Tendencias en Catálisis Enzimática (TrEnCa), ha dado la oportunidad de que Benicàssim haya contado con la visita del Premio Nobel de Química Arieh Warshel, catedrático de Química y Bioquímica en la Universidad del Sur de California que impartió la conferencia inaugural del congreso que se ha llevado a cabo esta semana en el palacete municipal Villa Elisa. Un encuentro organizado por el Grupo de Química Computacional y el Instituto de Materiales Avanzados (INAM) de la Universitat Jaume I de Castellón y coordinada por los investigadores Vicent Moliner y Katarzyna Patrycja Swiderek, “y que ha congregado en nuestro municipio, durante dos días, a especialistas en química computacional, física, ingeniería y biotecnología de todo el mundo, entre ellos al Premio Nobel de Química. Un encuentro con el que continuamos con nuestra apuesta de trabajar de manera conjunta con instituciones y entidades por erigir Villa Elisa como un lugar atractivo para la celebración de jornadas y congresos”, ha declarado la alcaldesa, Susana Marqués.

Benicàssim lleva una década siendo el lugar en el que se han dado cita reconocidas personas que han llevado a cabo investigaciones, descubrimientos o contribuciones notables a la humanidad y que les ha hecho valedores del Premio Nobel. “Durante los últimos años, Benicàssim ha sido un municipio que ha acogido encuentros que han invitado a la reflexión y al debate de la mano de profesionales que por sus conocimientos, sus pensamientos y sus trayectorias han sido reconocidos a nivel mundial y es todo un orgullo que hayan estado en Benicàssim y compartir con ellos su sabiduría y experiencia”, ha indicado Susana Marqués.

Fue en el 2011 cuando Benicàssim recibió al Premio Nobel de la Paz en 2003, Shirin Ebadi, la primera mujer musulmana en recibirlo y la primera jueza de la historia de Irán. Shirin Ebadi participó en una entrevista al público en el festival de reggae Rototom Sunsplash, mismo espacio en el que dos años más tarde, en el 2013, se diera cita Rigoberta Menchú, nombrada Embajadora de Buena Voluntad de la Unesco y el 10 de diciembre de 1992 recibió el Premio Nobel de la Paz, convirtiéndose así en la primera indígena, y en la más joven, en recibirlo.

En el 2017 Benicàssim recibió la visita de Mohamed Ben Cheikh, Nobel de la Paz en 2015 por usar la diplomacia como vía de diálogo en los conflictos de la Revolución de los Jazmines en Túnez.

Y pasando a la cultura, el primer músico en recibir el Premio Nobel de Literatura en el 2016, Bob Dylan, también estuvo en Benicàssim, en concreto en el 2012 en el Festival Internacional de Benicàssim.

En su visita a Benicàssim, además de impartir la conferencia inaugural del congreso, el Premio Nobel de Química Arieh Warshel, firmó en el libro de honor del Ayuntamiento de Benicàssim.