Inicio

POR TEMAS

Comienzan los trabajos de generación de la zona de protección antiincendios en las urbanizaciones de montaña

09/05/2019

 

Esta misma semana han dado inicio los trabajos de generación de una zona de protección antiincendios en las urbanizaciones de montaña (Montornés y Las Palmas). Estos trabajos impulsados a petición del ayuntamiento de Benicàssim los desarrolla la empresa Tragsa con la colaboración del Consorcio provincial de bomberos de Castellón.

En total se va a generar un cortafuegos de unos cinco kilómetros de longitud, bordeando las urbanizaciones de Montornes y Las Palmas. En todo ese perímetro, como ha explicado el concejal de medio ambiente, Clemente Martín, se va a desbrozar y limpiar una franja de entre 25 y 30 metros de ancho.

“Esta franja de protección del linde entre la zona de viviendas y el parque del Desert de es Palmes, lo que permite es generar una zona de prevención segura de incendios. De manera que si sucediese, Dios no lo quiera, un fuego en el paraje, tuviera más dificultad en alcanzar la zona habitada. Esta es una de las acciones que más reclamábamos los vecinos de las urbanizaciones, ya que creemos que nos da una tranquilidad importante ante este tipo de siniestros.”

En el ayuntamiento llevábamos varios años reclamando ala conselleria que nos concediese le permiso para poder ejecutar esta “interfaz urbana” de prevención de incendios, pero no nos lo habían permitido hasta ahora, ha informado el concejal de medio ambiente.

Los trabajos han comenzado esta misma semana y se espera que puedan estar acabados antes del verano. Además, como ha detallado el edil, “hay que tener en cuenta otras características para desarrollar esta limpieza, como que solo se puede trabajar en horario diurno para no molestar a los vecinos. Se ha de hacer siempre en época de menor riesgo de incendios para que las propias labores de limpieza no provoquen ningún conato de fuego. La material vegetal que se desbroce se triturará in situ, generando materia orgánica al bosque y además, hay que tener en cuenta que hay que vigilar que los trabajos no perjudiquen y afecten a la fauna del entorno”.

Como ha indicado Clemente Martín, los trabajos van a consistir principalmente en desbroces, aclareo de árboles, podas y recogida de restos vegetales en especies como el pino blanco, la aliaga, coscojos, romero y otros arbustos sin protección.