Inicio

POR TEMAS

La CHJ establece la elevación de la cota de coronación hasta 2,5 metros de altura para evitar la inundabilidad en el Cuadro Santiago

26/11/2018

 

Benicàssim ha acogido hoy una reunión especialmente relevante para solucionar los problemas de inundabilidad de la zona sur del municipio y la salvaguarda del humedal del Cuadro de Santiago. La reunión ha estado presidida por la alcaldesa, Susana Marqués acompañada por el concejal de urbanismo, Carlos Díaz. Junto a ellos han estado el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Manuel Alcalde y representantes de la conselleria de medio ambiente, de la dirección general del Agua, de técnicos municipales de los ayuntamientos de Benicàssim y Castellón y el equipo redactor del estudio hidráulico EVREN, encargado por la CHJ.
"Ahora, por fin, estamos en disponibilidad de saber cuál es el camino a seguir para resolver todos los problemas de inundabilidad y crecimiento del municipio por el sur. Benicàssim sufría una indefensión ante las avenidas de aguas con la incertidumbre de cuales tenían que ser las dotaciones a realizar para acabar con las avenidas en episodios de gota fría o grandes temporales como los que hemos vivido este año; máxime, cuando la declaración de humedal protegido no había puesto ni límites ni soluciones a priori. Ahora, ya sabemos el camino a seguir y vamos a buscar las ayudas, y la financiación necesaria para acometer las obras que hagan falta para evitar las inundaciones en las viviendas de más de 800 familias y proteger, al mismo tiempo, el humedal y recuperar su ámbito natural", ha señalado la alcaldesa.
En el estudio que se ha dado a conocer hoy en la reunión, los aspectos más relevantes han sido las medidas de contención del agua para evitar las inundaciones por la parte este, lindantes a los sectores urbanísticos 5 y 6 y por el sur, lindantes con el Camino la Ralla y el término de Castellón.
Finalmente, como ha detallado el concejal de urbanismo, "en síntesis, se ha establecido que las cotas de coronación, es decir, los taludes o sistemas de contención de agua que han de acotar la zona inundable, serán de entre 2 metros y 2,5 metros sobre el nivel del mar, según la zona". Como ejemplo, Carlos Díaz ha explicado que "por ejemplo, en el Camino de la Ralla, donde actualmente su elevación es de 0,5 y 1 metro sobre el nivel del mar, la cota se debería elevar a 2 metros de altura. Es decir, que el camino debería estar sobre u terraplén de dos metros. Y, por ejemplo, en la futura calle Bechí, ahora conocida como Camí dels tamarits, que está entre 0 y 1 metro sobre el nivel del mar, el talud de contención debería estar a 2,5 metros de altura".
Además, Carlos Díaz ha explicado como quedarán el sistema de bombeos que hasta ahora drenaba toda la zona del Cuadro Santiago, "evidentemente, todos los bombeos del interior del humedal protegido, desaparecerán y no se eliminará ese agua, sino que se acumulará allí. Mientras que, los otros que se concentraban sobre Coviles, seguirán funcionando, tanto los que recogían las aguas de la zona baja del camino Serradal, como los que recogían las aguas desde los caminos confluyentes con el Molí la Font".
En definitiva, como ha concluido Susana Marqués, "vamos a tener que acondicionar toda la zona sur del municipio con un sistema hidráulico que, por un lado, aproveche la escorrentía del agua para conseguir un paraje natural en el humedal; pero que, al mismo tiempo, sea capaz de contener los excesos de agua pluvial y luego evacuarlos progresivamente hacia el mar. Ahora, cada una de las infraestructuras que van a ser necesarias para poner en práctica esa solución, debe planificarse y dotarse de financiación, para la cual, esperamos que las administraciones superiores se comprometan con los vecinos de Benicàssim y nos permitan desarrollar lo más pronto posible esta solución hidráulica".