Inicio

POR TEMAS

El Ayuntamiento de Benicàssim declara a D. Antonio Gimeno, hijo adoptivo de la ciudad

15/06/2018

 

El pleno municipal de Benicàssim ha nombrado hoy Hijo Adoptivo de Benicàssim a D. Antonio Gimeno Roca, quien fuera concejal del Ayuntamiento en las primeras elecciones democráticas de 1979. Todos los partidos políticos por unanimidad, han dado el respaldo a esta propuesta que fue impulsada por el PSPV local y que ha contado también con el respaldo necesario del Consejo de Participación Ciudadana.

El acto que ha sido muy emotivo, tanto para el homenajeado como para su familia y compañero de corporación y de partido, ha significado “poner en valor el trabajo y la lealtad de Don Antonio Gimeno por esta ciudad y sus gentes . El nombramiento como hijo adoptivo de la ciudad, es un reconocimiento que pretende dejar huella viva de la labor que una persona ha dejado a la ciudad. Por su talante de verdadero demócrata y político con vocación de servicio público, es merecedor de este título de hijo adoptivo”.

Entre los hechos en los que participó Antonio Gimeno en primera persona en Benicàssim se encuentran la salvaguarda de las Villas del Paseo Pilar Coloma como uno de los hitos más destacables de la historia reciente del municipio. La puesta en marcha de lo que hoy en día todavía se conoce como “casa de la cultura”. Este edificio, emblemático en el municipio, se activó por el empecinamiento de Palmira y de Antonio en dotar de servicios modernos, lugar de lectura y de concentración de actividades del intelecto, a la ciudad. Y, entre otras acciones políticas reseñables y atribuibles parcialmente a Don Antonio Gimeno cabe recordar, también, la adquisición de la villa conocida con el nombre de Villa Elisa para el municipio. En el momento de su puesta en venta, la corporación municipal reaccionó con agilidad para hacerse con tan emblemática construcción.

La alcaldesa, ha terminado su intervención al homenajeado dirigiéndole las siguientes palabras: “Precisamente ahora, en estos tiempos difíciles para la política, donde es necesario rescatar y salvaguardar la vocación de servicio público. Donde tenemos que hacer un gran esfuerzo por devolver el prestigio a los servidores públicos, se hace más valiosa si cabe la lección de vida de D. Antonio Gimeno, infatigable demócrata y firme defensor de sus ideas y de la justicia ciudadana. Son estos, precisamente los valores que debemos preservar en nuestra memoria y poner de manifiesto en nuestros actos: Diálogo, tolerancia, justicia y defensa de las ideas”.