Inicio

POR TEMAS

El Ayuntamiento renovará las aceras de las calles Sigalero, Palmeral y el barrio Juan XXIII

31/03/2018

 

El concejal de urbanismo, Carlos Díaz ha anunciado la inminente puesta en marcha de las obras de mejora de aceras que se van a ejecutar en varias calles del municipio. En principio está previsto que se renueven las aceras de sendos tramos de las calles Palmeral, Sigalero y el barrio Juan XXIII, donde se incluirán las calles de Font d’Arrufat y Font de la Teula.
Díaz ha explicado que estos trabajos forma parte de la planificación anual de mejoras de aceras que se desarrolla durante el año. En esta ocasión, los tramos elegidos para esta primera fase, como ha explicado el edil, han sido “zonas que por su casuística presentaban un deteriorado estado. En el caso de la calle Sigalero, por ejemplo, tras el reasfaltado realizado en la vía, las aceras habían perdido su volumetría y suponían un riesgo para los peatones. En otras zonas, como el barrio Juan XXIII, el estado de las aceras era muy deficiente y era necesaria una actuación integral para devolver la calidad a los viales para el desplazamiento de los peatones”.
La inversión que se realizará en esta primera fase asciende a 110.000 euros y el plazo de ejecución de la obra desde el inicio de los trabajos, será de dos meses. Carlos Díaz ha informado que, una vez pasen los días de vacaciones de Semana Santa, se retomarán los trabajos urbanos en todo el municipio que han sido detenidos para mejorar el descanso de los vecinos en estas vacaciones. Así que la obra podrá comenzar en quince días y estaría concluida antes de empezar el verano.
En el proyecto de obra que será ejecutada por la mercantil BECSA, se contempla la demolición de los pavimentos y bordillos de las aceras existentes, la mejora de los imbornales, la construcción de las aceras y la reposición de los servicios como el alumbrado, repintado y el mobiliario urbano que hubiera en la zona.
El edil de urbanismo ha querido pedir a los vecinos del entorno afectado “paciencia para compatibilizar las obras con la vida cotidiana. Estos trabajos siempre suponen molestias, pero vamos a tratar de minimizarlas, estando a diario en contacto con los vecinos y posibilitando que los trabajos se ejecuten cumpliendo escrupulosamente los plazos de obra”.