Inicio

POR TEMAS

Benicàssim refuerza los tratamientos antimosquitos para evitar su proliferación con la subida de temperaturas

28/03/2017

 

La concejala de salud pública, Vanessa Batalla ha hecho un repaso por las actuaciones que en las últimas tres semanas se han realizado para combatir a los mosquitos. “En Benicàssim no se para de controlar la plaga de insectos durante todo el año. Cada semana se realizan tareas de desinsectación y control. Al menos una vez a la semana se hace tratamiento de manera ininterrumpida. Pero ahora, con la llegada de la primavera que ha traído otra vez lluvias y además un incremento de las temperaturas, estamos redoblando esfuerzos para evitar que proliferen estos incómodos insectos”, ha dicho Batalla.

Durante este mes de abril, al menos se redoblarán los tratamientos, no solo con el control de las zonas húmedas y más tendentes a generar larvas y mosquitos, sino también a tratar los imbornales de recogida de aguas pluviales urbanas. 

Vanessa Batalla ha explicado que “el día 08 de marzo se realizó un tratamiento intensivo larvicida en el Cuadro de Santiago, debido a la cantidad de agua estancada por las tormentas, ya que se había advertido la presencia en algunos puntos de larvas en primeros estados de crecimiento y además habían aumentado ya las temperaturas. Ahora, dos semanas después, los técnicos han revisado la zona y hemos podido constatar la eficacia de los tratamientos ya que desaparecido las larvas y mosquitos adultos en esa zona”.

Batalla ha insistido en que “en control es constante, sobre todo de las áreas de acopio de aguas donde se hacen análisis semanales para detectar antes de que crezcan las larvas y poder atajarlo a tiempo. Eso hará no solo que en Pascua evitemos que surjan mosquitos, sino además, paliaremos su efecto también durante el verano minimizando el impacto de los insectos”.

La concejala de salud pública ha querido recordar a los ciudadanos que todos los productos larvicidas que son utilizados están clasificados como biológicos, por lo que respeta la fauna benéfica, no perturbando el equilibrio ecológico, es inocuo para el hombre y la fauna terrestre y acuática. Además, ha hecho un llamamiento a los propietarios de viviendas que tengan especial cuidado para que no queden aguas estancadas en plantas, cubos u otros recipientes que queden al aire, así como especialmente en las piscinas.