Inicio

POR TEMAS

Benicàssim apagará sus monumentos emblemáticos para sensibilizar ante el cambio climático

23/03/2017

 

El ayuntamiento de Benicàssim se suma un año más a la iniciativa de la World Wildlife Foundation (WWF) de “La hora del Planeta” en sensibilización del cambio climático son la desconexión del alumbrado de los edificios y monumentos más emblemáticos de la localidad durante una hora (de 20:30 a 21:30) el próximo sábado 25 de marzo.

Como ha informado la alcaldesa, Susana Marqués, “en Benicàssim sabemos de la importancia de la protección del medio ambiente y por eso llevamos adelante proyectos de protección del entorno. Pero además, también nos sumamos a estas iniciativas que lo que consiguen es visibilizar la necesidad de todos, ciudadanos y administraciones, debemos unirnos para preservar el clima y mantener nuestra calidad de vida”.

La alcaldesa ha indicado además que “además de los monumentos municipales, también quiero agradecer a la parroquia de Benicàssim su adhesión a esta iniciativa, con el apagado de la iglesia y campanario de Santo Tomás”.

En total, en Benicàssim se apagarán durante una hora, la Torre de Sant Vicent, el campanario de la iglesia de Santo Tomás, el puente de Hierro, el monumento de la llave, la estatua de Jaume I en la plaza País Valencià y la escalinata municipal .

Marqués ha manifestado que “en Benicàssim hemos emprendido una línea de gestión sostenible que está orientada no solo a reducir nuestra huella ambiental, sino también a visibilizarnos y convertirnos en un referente de desarrollo circular. El plan de eficiencia energética, nuestra presencia de la red de ciudades por el clima, donde ahora estamos en la Comisión de gobierno y nuestra iniciativa de sumarnos al Pacto de Alcaldes por la energía europeo, forman parte de esta estrategia de trabajo”.

La alcaldesa de Benicàssim ha recodado que con el Plan de modernización del alumbrado y eficiencia energética se han repuesto un total de 217 farolas a lo largo del pasado año solamente, y otras tantas cada uno de los anteriores tres años. Lo cual ha supuesto para el ayuntamiento una reducción del consumo de la electricidad de más del 70%. Y además, un mejor cuidado del medio ambiente, ya que hemos sustituido las antiguas lámparas de vapor de mercurio y sodio, más contaminantes, por lámparas led”.