Inicio

POR TEMAS

El edificio del ayuntamiento de Benicàssim renueva su aspecto con una reforma que ahorrará energía y coste de mantenimiento

07/02/2016


El ayuntamiento de Benicàssim renueva su imagen cuarenta años después de su construcción. “Es necesario adaptar el edificio a los nuevos tiempos y mejorar su calidad energética para así también ahorrar en el consumo de energía y en el mantenimiento del edificio, así como en la calidad del ambiente de trabajo para los funcionarios”, ha señalado el concejal de servicios públicos, Clemente Martín.

Las obras comenzaron en las pasadas semanas y siguen en estos momentos mejorando los cerramientos en los ventanales y la reparación de la cubierta del edificio y a singular fachada de mármol travertino.

Como ha relatado el concejal “el actual edificio diseñado en 1972 por el arquitecto municipal Enrique Roca, creó un inmueble singular que, por su ubicación y volumetría destacaba como casa consistorial, no solo por la modernidad de su diseño, sino también por los materiales utilizados que en la época eran novedad. Sin embargo, ahora, después de cuarenta y tres años, es necesario adaptarse a los tiempos, a las necesidades de los ciudadanos que lo utilizan y también mejorar los consumos energéticos que el edificio produce y que, gracias a nuevos materiales pueden ser reducidos en un alto nivel”.

La primera fase de las obras se ha dirigido a la reparación de la fachada de mármol travertino, donde había muchas piezas deterioradas, rotas o que incluso se habían desprendido dejando huecos y suponiendo una vía de filtrado de agua y daño climatológico al edificio. Ahora todas esas piezas de renovarán y el edificio volverá a estar en perfectas condiciones.

Por otro lado, como ha seguido explicando el concejal de obras, también se está acometiendo al reparación de la cubierta que, con el paso del tiempo se había deteriorado provocando filtraciones y humedades cuando se producían lluvias en el municipio. Ahora, la antigua cubierta sobre tabiquillos se sustituye por una de grava que permite incorporar técnicas modernas que mejoran la estanqueidad del edificio impidiendo las citadas filtraciones.

Finalmente se procederá a la sustitución de los actuales ventanales de aluminio simple por otros modernos que cuentan con certificación energética A*** y que permitirán reducir el consumo eléctrico de acondicionamiento del aire y la calefacción interior. Como ha detallado Clemente Martín, los nuevos ventanales se adaptan ya al Código Técnico actual y permitirán un mejor aislamiento, permeabilidad, mejor control solar de la habitabilidad y más seguridad.

El coste de las obras asciende a 249.336 euros que, como ha señalado el concejal de servicios públicos, “es un dinero bien invertido puesto que el ahorro energético que la renovación generará amortizará en poco tiempo la inversión realizada. Al final, con estas obras de mejora ganamos todos puesto que el coste de mantenimiento del ayuntamiento reduce las facturas de la luz y otros consumos”.