Inicio

POR TEMAS

El servicio de mediación de Benicàssim resuelve casi la totalidad de los conflictos entre ciudadanos

08/09/2015

 

Nunca llegar a un acuerdo en un problema ciudadano ha estado tan cerca de los vecinos de Benicàssim. El servicio de mediación comunitaria benicense es una de las mejores herramientas municipales para evitar que problemas entre los ciudadanos lleguen a enrarecerse o convertirse en un conflicto. El secreto, según detallan los técnicos es “la voluntariedad y la buena fe” de los vecinos que acuden al servicio para obtener la solución.
La concejala de Servicios Sociales, Vanessa Batalla ha informado a todos los grupos políticos de la existencia de esta atención a los ciudadanos que el ayuntamiento pone a disposición de todos los departamentos y de todos los residentes para mejorar la convivencia en el municipio.
Batalla ha detallado que en los dos últimos años, las peticiones al servicio han ido en aumento, “en 2013 hubo un total de 68 casos atendidos y en 2014, la cantidad de ciudadanos que decidieron dejarse asesorar por los técnicos de mediación, fueron 109 casos. Eso significa que los buenos resultados de la mediación comunitaria se transmiten entre la ciudadanía que busca una ayuda para que los problemas que puedan surgir entre ciudadanos se solucionen de una manera pacífica, tranquila y con equidad para los intervinientes”.
La concejala ha recordado que “muchos de estos problemas, son quejas entre vecinos, por limpieza, por molestias por un perro que ladra demasiado o por problemas en la ley de propiedad horizontal en comunidades de vecinos. Pueden parecer problemas menores, pero realmente, para quien lo sufre es un conflicto que necesita resolverlo y, en demasiadas ocasiones, los afectados no consiguen por sí mismos llegar a un acuerdo y la intervención de un profesional les ayuda a encontrar una solución satisfactoria para ambos”.
Las ventajas de la mediación son que la solución se adopta de mutuo acuerdo, con lo cual, se resuelve el problema sin largas esperas y sin que uno de ellos se sienta en inferioridad de condiciones; la rapidez, puesto que al ser un acuerdo pacífico se convierte en eficaz y efectivo y que son soluciones flexibles y equitativas.
Además, los problemas que parecen irresolubles adquieren otra perspectiva con la ayuda de un mediador, puesto que al acudir las partes de manera voluntaria y de buena fe, ya se está predisponiendo el camino para que ambas partes se vean beneficiadas por la solución.
En lo que llevamos de 2015, el número de casos atendidos es de 44, lo que supone que vaya a igualarse al menos las atenciones de años anteriores. Aún así, Batalla ha señalado que “queremos que la gente conozca este servicio, porque está a disposición de cualquier persona y porque tiene la voluntad de garantizar que se escucha a todas las partes y que se respetan todas las posiciones para encontrar la mejor solución. Por este motivo hemos querido hacer partícipes a los nuevos concejales de la existencia de este recursos que mejora la convivencia en nuestra localidad”.

AMBITOS DE ATENCIÓN

La tipología de los conflictos que se atienden en este servicio municipal es muy amplia, aunque los más frecuentes suelen ser de tipo familiar (separaciones, custodias, herencias, etc); los conflictos vecinales (ruidos, limpieza, obras o malos entendidos); los comunitarios (impagos en las comunidades de propietarios, o arreglos comunes en fincas); educativos (entre alumnos y docentes, o con padres y madres); o de consumo (entre clientes y comerciantes).